Bacalao con tomate (especial)

2017-03-24
publicidad
  • Raciones : 4/6
  • Tiempo de Preparación: 60m

El bacalao es ese pescado del que solo conocemos bien algunas recetas (con tomate, a la vizcaína, a la riojana, frito rebozado, al pilpil…) del resto de las innumerables recetas de bacalao que existen, nos suenan si nos las dicen, pero tampoco las hacemos muy habitualmente.

También, a veces, nos echa para atrás, a la hora de confeccionar platos de bacalao, el tenerlo que desalar. No porque sea difícil o complicado, sino por si no acertamos con el punto de desalado. Por eso yo en los últimos años vengo preparando mis recetas de bacalao o bien con bacalao skrei fresco (cuando esté en plana temporada esta exquisito) o con bacalao fresco desalado al punto de sal o bacalao congelado, también al punto de sal y que, descongelándolo previamente, queda con una textura espectacular de un pescado tierno y suave . Cualquiera de estas tres modalidades de bacalao las podéis utilizar para ésta o cualquier otra receta y también ¿por qué no? Si queréis, podéis decantaros por el bacalao seco y desalarlo vosotros en casa.

Eso sí, el tomate frito de esta receta, es tomate frito casero.

Esta receta de bacalao con tomate está basada en la receta que hace la madre de Su, de Webos Fritos (soy súper fan de su blog). Merece la pena que  hagáis este plato, vais a quedar sorprendidos, como me paso a mí.

Ingredientes

  • 300 gramos de bacalao desalado en tajadas gorditas
  • Leche (la cantidad suficiente para que cubra el bacalao)
  • 1 kilo de tomate frito casero
  • 1 cebolla grande
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 50 gramos de avellanas sin tostar
  • 1 rebanada de pan
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • Sal

Pasos

Paso 1

Poner en un cazo la leche y llevarla a hervir. Cuando este hirviendo echar las tajadas de bacalao y mantener a fuego lento durante 5 minutos aproximadamente. La leche tiene que cubrir las tajadas. Cuando haya pasado el tiempo señalado se retira del fuego y se deja atemperar.

Paso 2

En una sartén o cazuela caramelizamos la cebolla. Para ello ponemos el aceite de oliva. Cortamos la cebolla en rodajas. La echamos en el aceite, salamos y comenzamos a pochar lentamente, con cuidado que no se queme. Cuando ya están casi hecha, unos 20 minutos aproximadamente, añadimos una cucharada sopera de azúcar moreno y dejamos que se termine de hacer. Reservamos.

Paso 3

Por otro lado pondremos aceite en una sartén y cuando este caliente echaremos las avellanas y la rebanada de pan a freír. Cuando tengan ya color las avellanas y el pan se haya frito, lo retiramos, escurrimos el aceite y lo echamos en un mortero. Hacemos un majado con el pan y las avellanas y reservamos también.

Paso 4

Ponemos en una cazuela el tomate ya frito. Añadimos el majado y la cebolla caramelizada y removemos para que quede bien repartido todo con el tomate.

Paso 5

Por otro lado, sacaremos las tajadas de bacalao de la leche e iremos desmenuzando en lascas que añadiremos a la cazuela con el tomate. Removemos con suavidad para que quede todo bien mezclado y comprobamos el punto de sal, rectificando si fuese necesario. Calentamos y servimos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Calificación media de los miembros

(0 / 5)

0 5 0
Califica esta receta

0 personas calificaron esta receta

102

publicidad