Rollos fritos de la madre de Amparo

2013-03-18
publicidad
  • Tiempo de Preparación: 2:00 h

Todos los años, por Navidad, y en la tradicional cena de Nochebuena, Piedad, la madre de mi cuñada Amparo, nos obsequia a cada uno de nosotros con un paquete de roscos fritos hechos por ella.  Una tradición que estamos esperando todos con más ilusión que el resto de los regalos que nos podemos hacer entre nosotros.  Una vieja receta de los fogones tradicionales de nuestros padres o abuelos de tantos lugares de España, en este caso de Socuéllamos, en Castilla La Mancha que, por suerte, esta y otras recetas recetas, las continúan haciendo los hijos, como en este caso: esta receta y su resultado son obra de mi cuñada Amparo, heredada de su madre.  Continúa tú la tradición Amparo.

Las medidas de los ingredientes están adaptadas a las que podemos encontrar en nuestra cocina, porque en la receta original de Piedad, las medidas de sus ingredientes eran: “de harina lo que te pida, hermosa”.  La verdad es que la harina, ni ningún otro ingrediente, jamás habló a ningún mortal…por lo menos hasta ahora.

Ingredientes

  • 3 huevos
  • 1 vaso de aceite de oliva suave (200 ml)
  • 1 vaso de azúcar (misma medida)
  • 1 vaso de leche (misma medida)
  • 3 gaseosas marca El Tigre (o similar las encontráis en Mercadona)
  • 2 vasos de harina (de la misma medida o “la harina que admita”)
  • Raspadura de un limón
  • Raspadura de una naranja
  • 1 litro de Aceite de oliva para freír (aproximadamente, puede ser menos)
  • Azúcar para decorar

Pasos

Paso 1

Se juntan todos los ingredientes, excepto la harina, en un recipiente lo suficientemente amplio para poder trabajar con las manos. Una vez mezclado todo con unas varillas, se va añadiendo poco a poco la harina y aquí se comienza a trabajar con las manos.

Paso 2

Cuando la masa ya no se pegue a las manos, se hace con ella una bola grande y se deja reposar, tapada con un paño, en un sitio a temperatura templada (la cocina) una hora.

Paso 3

Pasado ese tiempo, se van haciendo las rosquillas, cogiendo una bola pequeña de la masa, se aplasta entre las dos manos de forma que quede un círculo no muy fino ni muy grueso de unos 6 centímetros de diámetro. Se reserva.

Paso 4

Procedemos de la misma forma con otra porción de masa y se coloca sobre la primera. Quedará como un “círculo doble”. Una vez unidos los dos “círculos” se mete el dedo índice en el centro y se procede a hacer la abertura de la rosquilla. Esta abertura tiene que ser un poco más grande que la medida de vuestro dedo índice.

Paso 5

Seguimos haciendo lo mismo que en los dos pasos anteriores: formando rosquillas hasta que se termina la masa. Para las cantidades que he dado salen como 36 rosquillas, o como su nombre tradicional “rollos”.

Paso 6

Se pone aceite a calentar en una sartén amplia. Cuando empiece a humear se van introduciendo las rosquillas y cuando comiencen a tomar un color dorado, se sacan con una espumadera a un plato y se espolvorean de azúcar por encima. Listas para comer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Calificación media de los miembros

(5 / 5)

5 5 5
Califica esta receta

5 personas calificaron esta receta

1.960

publicidad