Salmón marinado (con un toque ahumado)

2016-04-24
publicidad
  • Tiempo de Preparación: 15m

Esta manera de marinar el pescado, en este caso salmón, es fácil, apenas lleva ingredientes y no hay que ser ningún experto en la cocina para hacer este plato.

El salmón marinado está delicioso y nos puede servir para multitud de recetas y entrantes. Lo podéis poner sobre unas tostas untadas con queso, queda perfecto cortado en daditos en un rico tartar o encima de unas lonchas de aguacate. O más sencillo y por eso no menos exquisito: en lonchas finas con un buen chorrito de aceite.  O si queremos algo más sofisticado, encima de unos blinis.

Yo he utilizado la parte de la cola, porque luego es más fácil hacer lonchitas si lo vamos a utilizar así, pero podéis utilizar perfectamente de la parte superior o lomo. Y lo más importante, SIEMPRE CON PIEL Y LIMPIO DE ESPINAS. Para ello os aconsejo que las quitéis con unas pinzas.

Este marinado se puede hacer con otros pescados: con bonito (solo con sal, pimienta y azúcar); con bacalao (sal, azúcar, pimienta y cebolleta); con trucha asalmonada (igual que con el salmón).

Si quieres, puedes congelar el salmón después de marinarlo y antes de consumir (unas 72 horas) para evitar cualquier problema de alergia (aunque la mayoría de los salmones que nos venden son de piscifactoría) o congelar, una vez fileteado, envolviéndolo en papel film para que no se reseque  y así poder ser utilizado en cualquier momento. Si lo quieres conservar en la nevera  deberéis meterlo en un recipiente y cubrirlo con aceite de girasol (para que no altere el sabor de ahumado). Podéis mantenerlo así, sin problemas, durante 6 o 7 días.

Si no os gusta el sabor a ahumado, no tenéis nada más que prescindir de la sal ahumada. El resto de ingredientes y pasos serán los mismos.

Os animo a que hagáis esta receta.

Ingredientes

  • Un trozo de salmón con piel y sin espinas (1 kg aprox)
  • 100 gramos de sal gorda
  • 100 gramos de sal ahumada (yo he utilizado la de marca Hacendado)
  • 50 gramos de azúcar
  • 10 granos de pimientas (roja, rosa y negra)
  • 1 lima

Pasos

Paso 1

Pedir al pescadero que abra el salmón en dos, como un libro, quitándole la espina central. En casa comprueba que no quede ninguna espina ni partes grasas.

Paso 2

Mezcla las dos sales con el azúcar, la pimienta y el zumo de la lima y haz una especie de pasta.

Paso 3

Extiende una lámina de film transparente y coloca sobre ella uno de los lomos del salmón, con la piel para abajo. Cubre con la mezcla la parte rosa del salmón. Coloca encima el otro lomo –como si fuera un bocadillo- con la piel en hacia el exterior.

Paso 4

Envuelve ambos lomos con film transparente, apretándolos bien pero dejando los laterales un poco abiertos para que por ahí escurra el líquido que irá soltando al deshidratarse.

Paso 5

Poner en una fuente o recipiente (tiene que ser hondo para que recoja el agua que vaya soltando al marinar) los lomos y encima ponerles peso: unos bricks de leche o unos botes nos servirán. Dejarlo en la nevera durante 24 horas.

Paso 6

A las 24 horas escurrir el líquido que haya soltado, darle la vuelta al salmón y dejarlo otras 24 horas en la nevera con el mismo peso.

Paso 7

Pasados los dos días, retirar el papel film y los restos de la marinada. Lavar el salmón con cuidado para quitar todos los restos de la sal y el azúcar y secar bien con papel de cocina. En este momento estará listo para comer. Podemos partirlo en cuadraditos (si vamos a utilizarlo en tartar) o laminar con un cuchillo bien afilado haciendo los cortes muy finitos. Se descarta la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Calificación media de los miembros

(0 / 5)

0 5 0
Califica esta receta

0 personas calificaron esta receta

1.390

publicidad