Pollo en pepitoria (o gallina…lo que sea menester)

2014-01-26
publicidad
  • Raciones : 4/6
  • Tiempo de Preparación: 2:30 h

Cuando yo era pequeña, la gallina en pepitoria era el plato de lujo de las cocinas más humildes. Puedo decir que cuando se casaron mis padres, el convite para los amigos y familiares consistió en ensalada de lechuga y tomate y gallina en pepitoria…por supuesto guisada por mi abuela y mis tías.  Os cuento esto para que veáis lo importante que era hace años la gallina en pepitoria y que hoy en día, por las prisas y el cambio de gustos en la cocina, no le prestamos mucha atención.

Os traigo aquí la receta tal y como la guisaban en casa de mi abuela y por supuesto, así la hacía mi madre. Lo único que he variado (ah!! los tiempos modernos) es cambiar el caldo de pollo que se echaba entonces por caldo de Brick. También queda espectacular.

Esta receta sirve lo mismo para pollo que para gallina. Yo traigo aquí la de pollo, ya que el tiempo de cocción del guiso es más reducido y resulta un poco menos seca la carne de pollo que la de gallina. También podéis utilizar en la receta pollo de corral. Eso a vuestro gusto y presupuesto.

Si no hacéis el pollo en tajadas, también se puede hacer la misma receta con muslos o contra muslos.

Espero que, algunas veces, nos volvamos hacia los guisos tradicionales y sigamos con nuestros platos de toda la vida.

 

Ingredientes

  • 1 pollo troceado
  • 2 huevos cocidos
  • 2 cucharadas de almendras crudas
  • 2 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 vaso de vino blanco
  • Azafrán (optativo)
  • Aceite, harina, pimienta y sal
  • Agua (o caldo de pollo de brick)

Pasos

Paso 1

Poner aceite en una cazuela y cuando este caliente, freir en él las almendras, los dos dientes de ajo y dos rebanaditas de pan. Una vez frito todo esto, sacar de la sartén y reservar.

Paso 2

Pedir que nos corten el pollo en tajadas no muy grandes, salpimentar, rebozar en harina y freír en el aceite de freír las almendras, hasta dejar las tajadas doradas, pero sin que se nos quemen. Sacar las tajadas de la sartén una vez fritas y reservar.

Paso 3

En el mismo aceite de freír el pollo (procurando que no tenga mucho resto de harina quemada, si es así poner aceite limpio) se fríen las cebollas muy picaditas, procurando que no se queme. Una vez dorada la cebolla se echan de nuevo las tajadas de pollo y se rehoga todo junto.

Paso 4

Añadir el vino y cuando empiece a hervir, echar el caldo hasta cubrir el pollo, añadir la hoja de laurel y dejar cocer todo junto, a fuego lento, hasta que este tierno, removiendo de vez en cuando la cazuela para que el pollo no se pegue al fondo.

Paso 5

Mientras se cuece el pollo, en un cazo con agua, poner dos huevos a cocer. Una vez cocidos, pelar y reservar.

Paso 6

En un mortero se machacan las almendras, los ajos y las rebanadas de pan que henos frito anteriormente. Añadir las yemas de los huevos cocidos y mezclarlo todo. Agregar un poco del caldo de cocer el pollo al majado, revolver bien y todo ello echarlo sobre el pollo. Mover la cazuela para que quede todo bien integrado, rectificar de sal si se cree necesario y terminar de cocer. Si se quiere echar azafrán o colorante, echarlo en este momento.

Paso 7

Cuando este tierno se retira del fuego la cazuela y se reserva. Este plato queda mejor de un día para otro. A la hora de servir en los platos echar la clara de los huevos cocidos, picadita, por encima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Calificación media de los miembros

(5 / 5)

5 5 1
Califica esta receta

1 personas calificaron esta receta

835

publicidad